domingo, 7 de junio de 2009

Los Duendes


Muchos son los niños que crecimos con temor a estas criaturas, esas que nos pueden llevar lejos engañando con maravillas hasta perdernos entre el bosque. Muchos dicen que los duendes suelen perder a los niños para obligarlos a trabajar, otros cuentan que los devoran cual jugoso manjar, y alguno que otro opina que los duendes más bien son buenos... Lo que si es un hecho es que estas pequeñas criaturas pierden a los niños y desconcertan a los grandes, creando caos y disturbio en las vidas de los desdichados que se topan en su camino o simplemente de quienes son visitados por ellos a en sus hogares.

Los duendes habitan en los bosques o zonas con poca población humana, pero buscan los pueblos o ciudades para realizar sus maldades en los hogares de las personas: roban su comida, raptan a sus niños, molestan o matan a sus animales, roban cosas de valor, destruyen o dañan las viviendas y desesperan al punto que existe quien se ha vuelto loco por culpa de ellos.

Se dice que los duendes son demonios enviados por el mismísimo Satanás para perturbar a los hombres. De hecho, a veces la gente comenta que el mismo Diablo se presenta como un duende para perjudicar a la gente.

Otros duendes son buenos, protegen la naturaleza y a la gente buena, pero si alguien se les enfrenta o daña al medio ambiente o a la gente que estos protegen, se verá perjudicado por ellos luego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada